¿Es Vox un partido de extrema derecha?

 Vox extrema derecha

¿Es Vox un partido de extrema derecha o un partido conservador? Hasta ahora en España, desde la consolidación de nuestra democracia en el ’78, ningún partido con representación parlamentaria había sido tildado como tal.

Pero tras el resultado de las elecciones andaluzas el pasado 2 de diciembre de 2018 (12 escaños) Vox, al que muchos señalan como de extrema derecha, ha irrumpido con fuerza en la política nacional. Pero, ¿qué hay de cierto en unas y otras afirmaciones?

En enero de 2017 Santiago Abascal estuvo en la cumbre internacional de extrema derecha coincidiendo con el Frente Nacional y Alternativa por Alemania. Pero Vox es más liberal en lo económico que el Frente Nacional y más católico que lo que puede ser Alternativa por Alemania. Además, es más centralista, contrario a las autonomías, que la Liga en Italia.

¿Qué es la extrema derecha?

Lo cierto es que el término varía mucho según el país, el autor y la fecha. A día de hoy hay dos familias de extrema derecha: la tradicional franquista y lo que en Europa se llama nueva extrema derecha o extrema derecha radical o populista.

Pero se pueden consensuar algunos elementos y características homogéneas en todas ellas. El “núcleo ideológico” compartido por estas formaciones políticas serían el nacionalismo, autoritarismo,  xenofobia y populismo  como variables ideológicas centrales y compartidas o ideas-fuerza/concepciones nucleares específicas (Casals, 2003; Mudde, 2007; Antón-Mellón, 2007).

¿Es Vox de Extrema Derecha?

Para contestar a esta cuestión analizaré su programa y propuestas políticas en relación con estas cuatro características mencioandas. Aquí os facilito un enlace a su programa: pincha aquí.

1. Nacionalismo y exaltación de la patria en el programa de Vox

A lo largo de todo su programa promueve la idea de fortalecer y promover la identidad nacional. En el punto 8 sugiere la creación de un “Plan integral para el conocimiento, difusión y protección de la identidad nacional y de la aportación de España a la civilización y a la historia universal”.

Por último, entre otras medidas, propone fomentar un patriotismo que “ensalce las gestas históricas y la grandeza patria de España (punto 8). También destaca la necesidad de “dotar de la máxima protección jurídica a los símbolos de la nación, especialmente la Bandera, el Himno y la Corona. Y un “agravamiento de las penas por las ofensas y ultrajes a España y sus símbolos o emblemas. Ninguna afrenta a ellos debe quedar impune” (punto 3).

Una característica que me llama especialmente la atención es que en un acto político con civiles se ensalcen los valores superiores del ejército y la legión, haciendo sonar su himno durante sus actos.

En este sentido, me pregunto ¿qué diferencia la exaltación de la patria de Vox de la que critican al nacionalismo catalán?

Vox defiende un Estado fuertemente centralizado y homogéneo, pues lleva en su programa la abolición del Estado de las Autonomías. Además el separatismo y los movimientos a favor del independentismo se prohíben completamente (puntos 1, 2 y 6).

Frente a los nacionalismos excluyentes existen propuestas para promover un patriotismo constitucional que, en lugar de estar basado en un orgullo por las gestas históricas bélicas se base en un patriotismo basado en los propios valores democráticos encarnados en la Constitución.
Una sociedad y un patriotismo que acepta la diversidad de identidades y sentimientos reconocidos en la Constitución, preservando así la convivencia entre todos. Este nacionalismo no trataría de imponer una identidad sino intentar que todas convivan.

2. Autoritarismo como segundo elemento de la extrema derecha

Las viejas culturas europeas autoritarias de derecha radical de los años treinta, tras su derrota en 1945, se han visto obligadas a reconvertirse para ser admitidas por el sistema. Una de esas concesiones ha sido asumir el liberalismo con todas sus consecuencias: aceptación de la democracia, alternancia del poder, renuncia a la violencia, imperio de la ley, etc. Es lo que se denomina liberalismo etnocrático, un modelo de autoritarismo “democrático”(Roger Griffin, 2000)

Una ideología que sostiene que los Estados deberían ser habitados por miembros del grupo nativo (la “nación”) y que los elementos no-nativos (personas e ideas) son fundamentalmente una amenaza para un estado-nación homogéneo. Aceptan la democracia parlamentaria y sus reglas pero hacen una lectura que fuerza los límites de los valores democráticos mediante la exclusión permanente y legalmente establecida de una parte de la población a la cual se le niega la nacionalidad y con ella sus plenos derechos. Un sistema de discriminación institucionalizado y validado democráticamente (Antón-Mellón, 2007).

Teniendo en cuenta esta definición  ¿Es Vox un partido con rasgos de autoritario?

Existen matices interpretativos. Lo que es evidente es que focalizan una parte importante de su narrativa en manifestar su rechazo a a la actual política migratoria por ser demasiado permisiva. Mantienen una crítica generalizada a la población inmigrante o no española a quienes acusan, de forma genérica, de abusar de nuestro modelo de bienestar pero sin ponderar al mismo tiempo los posibles beneficios.

Una de las propuestas de Vox es construir una sociedad occidental basada en sus profundas raíces cristianas. Aparece pues como baluarte de la recuperación de los valores tradicionales. Propone también excluir la enseñanza del islam de las escuelas o prohibir e ilegalizar la financiación de terceros países de lugares de culto en suelo español.

La propuesta 22 de su programa sugiere discriminar a un tipo de inmigrante frente a otro. En concreto favorecer a aquellos con lazos culturales determinados por la religión y la lengua más que por la vecindad o determinados elementos históricos. En su programa promueven la reducción del número de personas inmigradas residentes (puntos 14 a 22 de su programa) proponiendo su segregación y expulsión.

3.  Discurso sobre la Inmigración

Si hay un rasgo específico que une a las distintas derechas nacionalistas que proliferan en Occidente es la oposición a los movimientos migratorios. Se producen en un contexto histórico de gradual pérdida de soberanía de los estados-nación, globalización económica y cultural, crisis económica y fluctuantes flujos de población inmigrante.

En sus discursos Vox pone el acento en que cuantos más inmigrantes, más amenazados estarán los valores, la cultura y las tradiciones nacionales. Este discurso fomenta un sentimiento de necesidad de defender lo “nuestro” frente a las amenazas extranjeras.

El racismo cultural sustituye al racismo biológico

El viejo racismo biológico de los años treinta ha sido sustituido por el nuevo racismo cultural (Wieviorka, 1992). La “raza” es substituida por la “cultura” como factor de clasificación y de división entre individuos y grupos, viendo en la cultura un factor identitario decisivo y prácticamente estático.

Seguramente por esa razón también proponen un muro infranqueable en Ceuta y Melilla, y alinearse con los países de Visegrado para cerrar fronteras en Europa. Es decir cerrar el espacio Schengen hasta que se garantice un control adecuado de fronteras (punto 33).

4. ¿Tiene Vox un programa y un discurso populista?

El populismo es una forma de entender la política junto con una forma particular de articular el discurso y el estilo.

Otro elemento característico del populismo es su discurso anti-establishment y el elemento discursivo dicotómico sin complejos (buenos- malos, ellos- nosotros, élite-pueblo) se asemeja al de partidos caracterizados como populistas.

Discurso dicotómico

Mientras que en el populismo de izquierdas el enemigo se centra en las élites, las multinacionales y el libre mercado en el populismo de derechas se fabrica la dicotomía a partir de la inmigración, la inseguridad y los recursos para justificar el militarismo, la exclusión y la homogeneización frente a la diversidad.

La narrativa populista utiliza un lenguaje directo, excluyente y de confrontación e ideas fácilmente asimilables por la masa.

Conclusiones

La anterior descripción del programa de Vox lo sitúa cercano a algunos planteamientos de la que Cas Mudde calificó de “derecha radical populista”.  (ensalzamiento de una idea de nación patriótica basada en las gestas históricas y exaltación de las diferencias, recelo a la diversidad cultural y al inmigrante, proteccionismo, etc.). Si bien es cierto que no todo Vox es de extrema derecha, sí se puede afirmar con bastante certeza que la mayoría de la extrema derecha está dentro de Vox.

Como símbolo nacional, promueven impulsar una ley de protección de la tauromaquia, como parte del patrimonio cultural español (punto 67) o fomentar los beneficios a quienes cumplan 20 años de servicio en el ejército, otorgándoles prioridad en las oposiciones a cuerpos de policía, municipales, forestales, funcionarios (punto 29).

También observamos un rechazo al multiculturalismo, destacando cierta animadversión hacia el colectivo de inmigrantes musulmanes. También el partido presume de fomentar el uso de las señas de identidad como pueblo reproduciendo la estructura social y cultural del estado-nación.

Tu opinión me interesa

Me gustaría conocer tu opinión e intercambiar puntos de vista, así como saber lo que opina la gente. Así que te invito a que participes en la encuesta

¿Es Vox un partido de extrema derecha?

Cargando ... Cargando ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here